Sol Pipkin – Malos Entendidos

sculpture

Vista de exposición “Maleza sin pies ni cabeza” en Machete, galería de arte contemporáneo. 2017

La artista argentina Sol Pipkin, con 34 años, despliega una interesante trayectoria. Luego de distanciarse del diseño gráfico se formó de manera autodidacta y en diferentes talleres de artistas y teóricos como Diego Bianchi, Eduardo Navarro, Mónica Girón, Santiago García Navarro, Carlos Huffmann, Pablo Siquier, Ernesto Ballesteros y Karina Peisajovich.  También fue becaria del Programa de artistas 2010 de la Universidad Torcuato Di Tella. Su obra fue exhibida en museos y espacios culturales tales como el Museo Nacional de Bellas Artes, Museo de Arte Contemporáneo de Rosario, Centro Cultural de España en Buenos Aires, Centro Cultural Borges, Museo de la Lengua y Centro Cultural Recoleta; en 2014 expuso su trabajo Piltriquitrón Inside en el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires. En 2011 fue seleccionada para los Premios Andreani y Curriculum 0 y en 2012 para el Premio Lucio Fontana del Consulado de Italia. En el 2013 ganó el premio Estímulo Coleccionistas Argentinos del Salón Nacional de Rosario y en 2014 el Premio Artista Joven de arteBA. En 2013 junto a Flor Caterina creó En el piso de arriba, seminario de experimentación e investigación en las metodologías de trabajo de la producción de obra. En 2015 fue seleccionada para la residencia coordinada por Móvil en San Martin de los Andes, Patagonia Argentina. En 2017 fue una de las artistas seleccionadas para ARCO Madrid en la sección Focus, con curaduría de Inés Katzenstein. En septiembre comenzó una residencia de trabajo en el Museo Experimental del Eco en la Ciudad de México, la cual termina con una exhibición titulada Maleza sin pies ni cabeza en Machete.

sculpture

Sol Pipkin Escuche el pulso de la tierra 2017 Papel maché y témperas 36 x 26 cm

Maria Carolina Baulo: Cuando empecé a leer sobre tu trabajo me llamó la atención que hagas hincapié en las malinterpretaciones, los descubrimientos insólitos, el lado poético de la materia más que el plástico como punto de partida o inspiración para la reflexión. ¿Cómo se plasma ese “malentendido” en la obras?  

Sol Pipkin: Para mí el arte es la mejor herramienta que tenemos para modificar en nosotros mismos la percepción y el entendimiento cotidiano de la realidad y como nos movemos en ella. Cuando trabajo intento correrme de la lógica habitual, ampliar mi conciencia de todo lo que puede decir una ramita por ejemplo o escuchar lo que hablan las piedras, para eso los caminos de la incerteza, de lo erróneo, de lo que no tiene sentido aparente son mejores que lo aprendido. Correrse de la “correcta” interpretación del mundo es la única forma de ganar terreno a la invención. Confío en que esa forma de trabajar queda plasmada en lo que hago dando lugar a los que se acercan a buscar sus propias formas de entenderlas. 

MCB a Domitila Bedel (Directora de Machete): ¿Qué hace que una galería apoye a un artista; qué tipo de conexión estética y ética vincula a las partes? Además tengamos en cuenta que estamos hablando de una artista argentina siendo representada por una galería en México y no en su país de origen, algo más habitual de lo que solemos imaginar… 

DB: Creo que cada galería tiene su propia visión. La mía es vincularme directamente con los procesos creativos detrás de cada artista. Al trabajar con artistas emergentes o comenzando a ser referentes contemporáneos, me interesa que hablen de su propia visión del mundo a través de sus obras y sus procesos y creer en esa visión del mundo y parecerme necesaria para una conversación mas grande.

sculpture

Sol Pipkin Mensaje literal 2017 Hoja de plátano seca y pintura acrílica 27 x 48 cm

MCB: Sobre la muestra en el MAMBA, “Piltriquitrón Inside” –que significa “montaña colgada de las nubes”-(2014). Entiendo que la presencia de la montaña tiene un atractivo especial sobre tu obra. En esta muestra se combina un homenaje con el paisaje que contiene al cerro Piltriquitrón; contanos sobre esta experiencia. 

SP: Esas montañas enmarcan el lugar donde nací y me crié, y ese paisaje tan especial está repleto de sabidurías silenciosas: gente que hace en su cotidiano solitario en el campo, con muy pocos recursos y sin medios de comunicación más que una radio, pero con mucha creatividad y respeto por la tierra que habitan. Es a eso que siento un profundo agradecimiento y siento el deber de honrar y defender frente a los indiscriminados negocios inmobiliarios, la minería y venta de tierras con reservas de agua a extranjeros. Así fue que en Piltriquitrón Inside me inspiré en el trabajo de un gran maestro para la zona que revalora las viviendas de adobe, Jorge Belanko. Y en la vida y obra de Fidelia Aillapan, campesina que recuperó tierras estatales que iban a ser convertidas en campos de golf, para que regresen a ser una escuela pública, además de increíbles cultivos. 

sculpture

Sol Pipkin Deje una señal de silencio para otra persona 2017 Jícara, cuerda de ixtle, hojas de elote, hilo de algodón, semillas y témpera Medidas variables, aprox. 29 x 15 x 290 cm

MCB: La última muestra individual en la galería Machete en 2017, “Maleza sin pies ni cabeza”, involucra activamente al espectador, lo invita a poner el cuerpo y relacionarse con los elementos –orgánicos en su mayoría- que forman las obras. Dice el texto de Domitila: “Muchas de estas obras no resistirán el paso del tiempo, y no tiene importancia. Su existencia material es una excusa: el deseo que las nace y las hace es permanecer para siempre en un cuerpo que fue transformado por la experiencia”. Cuéntennos sobre este trabajo. 

SP: Ampliar el entendimiento es fundamentalmente para nosotros, occidentales de este tiempo, alejarnos de lo intelectual, de la experiencia mediatizada, para dar lugar a otras percepciones: recuperar el cuerpo! Cerrar los ojos, escuchar, oler, sentir y que las imágenes que se formen dentro nuestro luego de esa experiencia no sean el rapidísimo y ultra codificado signo de lo visual. Despertar la sensibilidad y empatía con la materia orgánica que es la misma de lo que estamos hechos y que como la cascarita seca, tampoco durará para siempre, pero que aquí y ahora, es una frágil belleza inspiradora. 

DB: El trabajo de Sol siempre invita y considera “al otro” se completa siempre con el espectador. La mirada, la presencia del otro complemente y aumenta. En este caso cuando Sol llego a Mexico a hacer su residencia en el Museo experimental El Eco que daría fruto a esta exposición vivimos en Mexico dos terremotos muy grandes. El último nos dejó de cabeza literal y Sol tuvo la sensibilidad para poder crear en el espacio expositivo de la galeria un refugio para estos cuerpos movilizados y necesitando un remanso y a la vez activar belleza. 

MCB: Para ARCO 2017, Sol presentó una obra que pareciera tener más que ver con un espacio ritual, natural, místico que con el mundo tecnológico que nos desborda; una suerte de revalorización de la percepción. ¿Cómo recibió la gente este trabajo en el contexto de una feria de arte? 

scultpure

Sol Pipkin Deje una señal de silencio para otra persona 2017 Jícara, cuerda de ixtle, hojas de elote, hilo de algodón, semillas y témpera Medidas variables, aprox. 29 x 15 x 290 cm

SP: Es difícil generar espacios de conexión y sensibilidad en un espacio de feria de arte, pero creo que le sacamos partido a eso mismo. Teníamos un stand con grandes paredes en el que pusimos pequeñísimas obras, y en el centro del espacio una gran escultura que funciona como puerta giratoria tejida en cobre y bronce, como un atrapa sueños. La gente se veía atraída primero a la escultura y luego se acercaba a esas silenciosas paredes con pequeñas obras, y ahí se producía esa intimidad con la materia. Me puso feliz ver a muchas personas quedarse contemplando de cerca y seguir caminando más despacio que como habían llegado.

DB: La recepción de esos trabajos – que fueron presentados por la galería Sly Zmud- fue maravillosa.

MCB: Para Sol: ¿Cuál es tu relación con los materiales, cómo los elijes para integrarse en un todo en tus instalaciones, dado que tu obra en general, supera la instancia del plano? Tomemos por ejemplo tu última muestra en Machete.

SP: En general trabajo con materiales de la naturaleza que mezclo con materiales industriales como metales o tejidos. La mayoría de los materiales aparecen en caminatas y en México aparecieron de los recorridos por los increíbles mercados y caminatas por las calles. En las veredas me encontré con señoras que vendían sus frijoles recién desenvainados o sus tejidos hechos en el momento. La forma en que se integran en una instalación depende del espacio y el trabajo de montaje, que es en sí misma otra obra, para lograr esa integridad trabajo de la misma forma que en cada una de las pequeñas obras que realizo: intuición y escucha.  Puede sonar un poco idealista, pero realmente funciona… si no me creen pruébenlo!

MCB: En mínimas palabras, ¿qué dirían cada una de ustedes que la obra nos quiere transmitir, contar, su idea, su concepto primordial?

SP: Intento que mis obras digan lo que yo no puedo decir. Que digan lo que cada uno necesite escuchar para despertar algo dormido.

DB: Para mí la obra de Sol quiere despertarnos con una mirada holística (no me gusta esta palabra pero la necesito) del arte en esta vida digital y a veces demasiado controlada y controladora. Adoro la libertad que Sol tiene como bandera, es una postura estética, ética y política que creo totalmente necesaria.

Maria Carolina Baulo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: