Mirella Musri-Personajes infantiles; historias adultas

Violinista, objeto cerámico 2015

Mirella Musri estudió Diseño Gráfico en la UBA y fue becaria de Fabrica Research Center on Communications (Italia). Su formación incluye estudios con reconocidos artistas plásticos y visuales como Ruben Grau, Diego Perrotta y Juan Doffo en pintura y con Julieta Cosentino en cerámica. También hizo workshops con Marina Abramovic, John Maeda, Stefan Sagmeister, James Victore y Alan Fletcher. Su obra transita distintas técnicas y soportes: pintura, cerámica, dibujo, xilografía; no hay una mejor que otra, no hay favoritismos sino que utiliza cada una de ellas acorde a lo que necesita transmitir y evaluando cuál es la correcta para cada caso. Un universo de personajes que se debaten entre el plano infantil y el mundo adulto, interviniendo los límites, cuestionando permanentemente intentando generar en el espectador un pensamiento crítico y una toma de posición.

Participó de becas y seminarios con teóricos del arte, llevó su obra a ferias internacionales y expuso en forma individual y colectiva desde 1998 en importantes espacios, centros culturales y galerías. Entre las distinciones recibidas, se destacan el VII Premio Nacional de Pintura Banco Central  2015 (seleccionada), BAP Bienal de Arte y Pintura, Chaco 2013 (invitada especial), Premio Nacional de Pintura Benito Quinquela Martín 2010 (seleccionada), Beca FNA/Ecunhi 2009/2010 y Fabrica Fellowship (Beca Completa 1999/2000), Treviso, Italia.

Actualmente es coordinadora del Taller de Ilustración Experimental, un espacio de experimentación en ilustración en Buenos Aires. Su obra es representada por la galería Praxis tanto en Argentina como en USA. 

Destronadores. Instalación cerámica. 2014.

Maria Carolina Baulo: Son variados los materiales y técnicas utilizadas para crear tus obras. ¿Qué criterio aplicas para elegir la herramienta de trabajo en cada serie? 

Mirella Musri: En general comienzo por el dibujo, mi cuaderno de bocetos es lo que me permite desarrollar pensamientos e ideas. En algunas obras, siento que piden una corporeidad que el dibujo o la pintura no pueden darme, entonces es allí cuando decido pasar al 3D. Utilizo la técnica de la cerámica que me interesa tanto por su fragilidad como por su carácter expresivo. Mis personajes son modelados manualmente y luego son esmaltados. Una cosa que me gusta del esmaltado cerámico es que hay un punto donde el color se manifiesta de manera azarosa. Trabajo con acuarelas cerámicas que generé yo a través de pigmentos: me resulta enriquecedor participar de todas las etapas del proceso artístico, desde el dibujo, modelado, horneado hasta la pieza final. 

Seguidores. Instalación cerámica. 2014.

MCB: Leí un comentario tuyo sobre el modo en que buscaste fusionar el campo de la ilustración con las artes plásticas. Entiendo que la estéticas de los personajes de tus obras, hacen muy ameno este tránsito porque es casi como ilustrar un libro 3D. ¿Qué podes contarnos al respecto? 

MM: Durante muchos años mi búsqueda en el arte contemporáneo y la pintura fue muy diferente a la de la ilustración. Mientras la primera exploraba lugares más oscuros e incómodos, la segunda aludía a espacios más lúdicos e infantiles. La ilustración, sobre todo la infantil, está vinculada al mercado editorial y allí tiene sus limitaciones desde lo discursivo y desde el lenguaje adulto y se aleja del arte contemporáneo. En un momento comencé a fusionar algunos personajes que venía desarrollando en la ilustración con temáticas que estuve trabajando desde la pintura y la cerámica, y allí surgieron las obras que desarrollé para las últimas dos muestras: “Seguidores”, 2014 (ECUNHI, El Quetzal y Praxis) y “Refugios”, 2016 (Praxis). Si bien no tomo las instalaciones como ilustrar un libro en 3D, es cierto que en las últimas muestras se produce un aspecto narrativo que indudablemente proviene de la ilustración y que tiene que ver con desarrollar una idea o temática a través de personajes. En mis últimas instalaciones cerámicas, tuve en cuenta el generar un ambiente intimista y teatral a través de la iluminación y las sombras proyectadas. En el caso de “Refugios” (Praxis) podía verse un pequeño refugio construido a partir de ramas de cerámica. La obra en sí misma desde su construcción es frágil, es un refugio que fácilmente puede romperse o desmoronarse. La iluminación y la ubicación de la obra suspendida en la pared los considero parte del sentido de la obra. En ese aspecto las obras se modifican o adaptan según el espacio. 

Desarmado. Instalación cerámica.2014.

MCB: La muestra “Seguidores” (2013) da cuenta del uso de este lenguaje- estética  sutil, infantil y hasta  naif por momentos, pero cuya carga conceptual se hace evidente en un segundo plano y lejos está de un mensaje incrédulo. Aquí la obra pone en cuestión temas de poder y fanatismo… 

MM: Si, allí aparece un líder que es seguido ciegamente por un grupo de fieles.  Me interesó trabajar esta temática desde un lenguaje de cuento o fábula dándole una apariencia naif pero invita a la pregunta acerca del significado. El poder, el fanatismo (ya sea espiritual, religioso, político o artístico) son algunos de los temas que me pregunté cuando desarrollé esta serie de obras. ¿Existe el pensamiento independiente cuando se sigue ciegamente a un líder que nos indica qué pensar? En el caso de “Seguidores”, estuve desarrollando el tema desde el dibujo, primero hice dos obras chicas y después una pintura en la cual había ya una situación espacial, por eso la misma obra me parecía que podía llevarla al plano tridimensional, de hacerla corpórea. También la obra va mutando de acuerdo al espacio de exhibición, por ejemplo cuando la expuse en el ECUNHI, los personajes transitaban una tabla de arena como si estuvieran en el desierto. En cambio, en la muestra que hice en Praxis la instalación fue sobre una tarima baja que permitía recorrerla desde arriba.

MCB: Tu última muestra, “Refugios” (2016) toca un tema de gran actualidad: los efectos que provocan las redes sociales en la gente. Partís de la pregunta sobre la búsqueda de resguardo personal, aquellos espacios de intimidad alejados de los espacios comunes y a partir de allí trabajas sobre las obras. ¿Cómo expresaste este interrogante plásticamente?

MM: Si, creo que las redes dan esa posibilidad de interactuar con la gente, pero al mismo tiempo invaden el espacio propio. Comencé con la pregunta ¿cuál es tu refugio? Y a través de las respuestas surgieron nuevos interrogantes que tienen que ver con el uso e invasión de la tecnología en la vida cotidiana, los escasos y preciados espacios de resguardo y protección. Las primeras obras surgieron de la técnica del frottage,  que es un ejercicio que hago mucho con mis alumnos a través de plantas, ya que la naturaleza fue uno de los refugios que quería representar. Los trabajos que hice con frottage, después los trasladé a una pintura grande y más tarde a la xilografía. La utilización de elementos de la naturaleza también lo incorporé a la cerámica a través de ramas de árboles en algunos personajes e instalaciones. Así fue cómo surgió la obra “Ronda de Refugiados”, en la cual puede verse una serie de personajes que están reunidos en una especie de “fogata” y en el medio hay un conjunto de ramas que simulan el fuego. En este caso el refugio, es el grupo, el calor colectivo.

Maria Carolina Baulo

Links:  

https://www.youtube.com/watch?v=Fl_4xQ1KuGY
Mirellam.blogspot.com
Facebook.com/mirellamusriillustration
Instagram @mirellamusri

9 responses

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: