Luciana Fernandez-Literatura Esculpida

Luciana Fernandez Sculpture

Sembranza alambre- tela -semillas de girasol . 170cm-120cm-100cm año 2016 seleccionada.
Salon Nacional Artes Visuales Escultura

Escultora egresada de la Escuela Nacional de Bellas Artes Pridiliano Pueyrredón, formada además en talleres con artistas como Juan Maffi, Leo Vinci, Alberto Delponti, Juan Carlos Distéfano y Edgardo Madanes, Luciana Fernández ha indagado en el campo de lo tridimensional siempre teniendo en cuenta el rol que para ella desempeña la literatura como socia fundamental de la obra per sé, donde los fragmentos elegidos –intuitivamente en la mayoría de los casos- complementan la materialidad de sus esculturas. Su carrera la llevó al campo del diseño donde trabajó como realizadora de personajes de animación, integrando el equipo del reconocido animador Rodolfo Saenz Valiente. Su formación incluye el estudio de joyería, ilustración y seminarios sobre arte contemporáneo y estética con distintos profesionales especializados en el tema. Expuso su obra en espacios como el Centro Cultural Recoleta, el Centro Cultural Gral. San Martín y en el 2016 logró tres importantes reconocimientos en escultura: fue seleccionada en el Salón Nacional de Artes Visuales, Salón Nacional del Bicentenario y el Salón Nacional Manuel Belgrano, tres de los espacios más prestigiosos del panoram local argentino.

Luciana Fernandez Sculpture

Sembranza alambre- tela -semillas de girasol. 170cm-120cm-100cm. año 2016 seleccionada.
Salon Nacional Artes Visuales Escultura

Maria Carolina Baulo: Trabajaste muchos años en el campo del diseño y la animación stop motion y obviamente por tu formación como escultora, sacar las obras al espacio era el paso lógico. ¿Cómo se da este pasaje y cuál es el tipo de obra que te representa en tus comienzos?

Luciana Fernández: Paralelamente a la formación plástica, trabajé en animación y en diseño de personajes. En un comienzo, eran actividades absolutamente diferenciadas para mí pero con el correr del tiempo se fueron juntando, influyéndose. Hoy mis esculturas tienen algo de “bichos” y me las puedo imaginar en movimiento con determinada personalidad. Inclusive, probé materiales como la espuma de latex para mis obras, y experimente con arcilla fresca animada cuadro a cuadro. Logré que los Muppets y Max Ernst convivieran tranquilamente en mi cabeza.

MCB: Semillas de girasol, telas, alambres. Estos materiales vienen acompañándote en tus últimos trabajos, por ejemplo “Sembranza”, “Cornucopia”, “Semilleo”. ¿Cómo combinas la elección de estos materiales y con la fuerte presencia conceptual que tienen las obras?

LF: Materia, técnica, procedimiento y concepto se entremezclan de forma intuitiva acompañando la gran carga simbólica que tiene de por si la semilla.

Luciana Fernandez Sculpture

Cornucopia, alambre-tela semillas de girasol. 100cm-80cm-40cm. año 2015. seleccionada en el Salon Nacional del Bicentenario

MCB: Contanos el “paso a paso” de la construcción de estas obras.

LF: Hay tres instancias, en el procedimiento que desarrollé, que modifican la obra. Primero armo un esqueleto de alambre y hierro donde decido la estructura general. Después lo cubro con tela y así voy definiendo los volúmenes de esos espacios. Y eso implica tomar una nueva decisión. Por último, sumerjo la mano en la bolsa de semillas y voy buscando al tacto la adecuada para cada lugar. A medida que las voy pegando, voy descubriendo un camino, marcando ritmos, definiendo si las formas son cóncavas o convexas. En este proceso, se establece un diálogo la materia y yo, todo cargado de un enorme sentido donde nos vamos transformando mutuamente: las ideas y pensamientos previos cambian a medida que se desarrolla este juego y el resultado es siempre algo nuevo, una sorpresa muy gratificante para mí. Como dijo Tony Cragg: “El ser humano se extiende naturalmente en la materia”.

Luciana Fernandez Sculpture

Semilleo, alambre-tela-semillas de girasol. 60cm-40cm-20cm. año 2014

MCB: Se desprende de la pregunta anterior la importancia de lo efímero: tus obras claramente no van a tener una vida útil que se sostenga en el tiempo como una escultura en mármol, por ejemplo. ¿Cómo te llevas con esa idea?.

LF: Si bien las semillas tienen un tratamiento para prolongar su preservación, me gusta la idea romántica que conlleva lo perecedero: ser conscientes de la muerte,  resignifica la vida. La obra —así como la inmanencia y la reposición de sentido en un texto: nunca leemos dos veces lo mismo, porque siempre somos otros, entonces, atribuimos otro sentido nuevo en cada experiencia—, muta, cambia, se transforma. Como en todo proceso de lo que ha sido gestado, estos materiales le permiten alojar vida, muerte, y hasta alguna posibilidad de resurrección.

MCB: En el 2016 lograste ser reconocida por tres de los más prestigiosos salones del país; ¿cuáles son los planes a futuro: pensás seguir trabajando en la misma línea en cuanto a materiales y conceptos?

LF: Si, estoy en plena etapa de enamoramiento: muy entusiasmada, experimentando las distintas posibilidades técnicas y conceptuales que me ofrece el material. 

Luciana Fernandez Sculpture

Siesta en el hipocampo alambre-tela-semillas de girasol. 220cm-40cm-25cm. año 2016

MCB: Me gustaría cerrar conociendo el vínculo que estableces con la literatura la cual es muy fuerte y evidente. Si tomamos esas tres obras citadas antes nos encontramos con un homenaje a Millet asociado a un texto de Hebe Uhart (“Sembranza”), un texto de Martín Blasco que refiere al desapego y el crecimiento (“Semilleo”) y un guiño a la obra de Victor Grippo acompañada por una cita a Borges y Bioy Casares (“Cornucopia”).

LF: El vínculo que encuentro entre la escultura y la literatura es que las dos son formas de tratar de entender el mundo; ambas están presentes en mi vida permanentemente. No creo que cumplan funciones específicas o independientes, que una “explique” o “nombre” y que la otra “ilustre” o “muestre”. Creo que, muy por el contrario, son creadoras de sentidos indivisibles que se acompañan, que me acompañan. Fluyen y confluyen en la gestación. En cuanto al entramado que se complementa con los textos en esta búsqueda y en esta construcción, puedo decir que la obra Hebe Uhart, por ejemplo, me remonta al clima y a la sensación que encuentro cuando estoy realizando las obras: calma, paciencia, lentitud, sencillez, austeridad. O, la de Martín Blasco: a la promesa, a lo potencial como concepto de belleza, a la posibilidad, al valor del dolor y del desapego en el proceso de germinación y de crecimiento.

By Maria Carolina Baulo

10 responses

  1. Maravillosa obra, Luciana! Me conmueven esos procesos que te sostienen: la “calma, la paciencia, la lentitud, la austeridad” y especialmente una profunda convicción. Excelente nota, María Carolina Baulo!

  2. Inquietante en su potencialidad, sensible y bella, me interesaria soñar que pasaría si algunas germinaran y dieran la libre posibilidad de seguir transformando las formas. Mis felicitaciones!

    • Todo es un combo y el espacio no es un dato.menor. Las obras se desarrollan en el espacio que las contiene. ..eso es fundamental. Cariños Guido y gracias

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: