“Frágil”, arte contemporáneo australiano en Ecuador

Translate from Spanish to English or other languages.

Sculpture

Caroline Rothwell, Invisible. El río Amazonas, después de Thomas Wiffen

La XIII Bienal de Cuenca (Ecuador) que se celebra este año lleva el título de “Impermanencia”. En su presentación curatorial, Dan Cameron reflexiona sobre un tipo de arte que habla de las inquietudes que conlleva la condición transitoria de nuestra propia existencia. Durante siglos, el arte ha estado al servicio de nuestra tendencia innata a la perpetuación pero recientemente, señala, se puede interpretar “una separación de la comunidad artística internacional en dos campos: aquellos cuya función es la de especular en la rentabilidad del arte a futuro, y aquellos que usan el arte como una herramienta para mirar el statu quo del planeta y sugerir otras posibilidades de ver el mundo para compartirlas con nuestros coetáneos.”

Reko Rennie Sculpture

Reko Rennie “I was always here” (“Siempre estuve aquí”)
Foto: Natalia Bradshaw

En este contexto se enmarca también una de las exposiciones paralelas a la Bienal, inaugurada el pasado 21 de octubre en el Salón del Pueblo. “Frágil” es la primera exposición de arte contemporáneo australiano que se presenta en Ecuador que además va acompañada de un programa VIP para coleccionistas australianos. Los cuatro artistas seleccionados por Natalia Bradshaw recorren temas de identidad, medio ambiente, historia y ciencia desde una perspectiva que no es ajena a la propia realidad ecuatoriana, que comparte con Australia cuestiones indígenas, un pasado colonial y varios ecosistemas de incalculable valor para el planeta.

María Fernanda Cardoso, nacida en Colombia y residente en Australia, es tal vez la artista con mayor proyección internacional del grupo. Sus observaciones sobre la estética del mundo animal y vegetal, iniciadas en los años 90 en forma de vídeo y de instalaciones compuestas de elementos animales han ido evolucionando hacia un tipo de investigación que ha culminado en su tesis doctoral con el proyecto “Museo de Órganos Copuladores” en 2012. En la exposición de Cuenca presenta sus obras mas recientes siguiendo en el campo de la reproducción animal, en este caso dos vídeos sobre la “danza nupcial” de las diminutas arañas maratus splendens y maratus volans. El uso de vídeo y audio de alta resolución nos permite apreciar el increíble colorido y sonido, imperceptible al oído humano, de estos animales de tan solo 3 milímetros en todo su despliegue estético.

Janet Laurence Sculpture

Janet Laurence, “Lives of plants” (“Las vidas de las plantas) Foto: Natalia Bradshaw

La obra de Janet Laurence, una de las artistas más destacadas del panorama artístico australiano, gira en torno al deterioro del planeta a causa de la acción humana. Firme defensora de la necesidad de acabar con la visión antropocéntrica de la naturaleza que ha llevado a la desaparición de especies y ecosistemas, sus instalaciones nos hablan de un planeta herido de muerte que requiere una reacción inmediata antes de que su destrucción sea irreversible. Su trabajo siempre site-specific se divide, por una parte, en proyectos de arte público e intervenciones en espacios al aire libre donde a menudo introduce especies de plantas nativas y, por otra, en instalaciones en espacios expositivos, en las que combina recursos museográficos como vitrinas e incluso especies procedentes de colecciones naturales con utensilios de laboratorio que nos sugieren ideas de curación, tratamientos de reanimación y resucitación.

Reko Rennie es un artista aborigen de origen Kamilaroi. En su obra utiliza diseños e iconografía propios de su cultura, en particular el rombo que identifica a su pueblo, a los que superpone textos reivindicativos relativos a la identidad indígena con una estética urbana, a veces graffitera a veces pop. El carácter callejero de sus obras es tan importante como las alusiones a sus ancestros puesto que la vocación artística de Rennie surgió en el ambiente de street art del suburbio de Melbourne donde creció. Esta estética urbana es esencial para dejar constancia de una cultura que no se ha quedado estancada en una imagen idealizada del arte indígena. I was Always Here (“siempre estuve aquí”), la obra que presenta en Cuenca, es una declaración que pueden suscribir todas las comunidades indígenas del mundo.

Sculpture

Caroline Rothwell, Invisible. El río Amazonas, después de Thomas Wiffen

Instrumentos de medición, métodos de clasificación y museos científicos están en el origen de las indagaciones de la británica afincada el Sídney Caroline Rothwell. Decir que su obra refleja la ambición humana por controlar los fenómenos de la naturaleza tal vez sería simplificar. Sus esculturas son muy versátiles y con un acabado en apariencia artesanal, con un punto de imperfección, que por un momento pueden desviar la atención de todo proceso de investigación previo. Sin embargo, en ellas Rothwell ha trabajado muy concienzudamente diferentes factores como la calidad de los materiales, que tienen un papel determinante, igual que sus aspectos formales, para dar con el formato idóneo en cada contexto.

“Frágil” se puede ver hasta el 31 de diciembre.

By Paula Llull

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s

%d bloggers like this: