Hernan Cagliano – Entre lo kitsch y el consumismo

Hernan Cagliano Sculpture

Campo Alado ( libro de artista), T. Mixta, 100 x 60x 50, 2014. Photo courtesy of artist.

Oleos, acrílicos, brillantina, incrustaciones, “joyas fantasía”, textiles, objetos, collages, fotografías, cajas de madera, muñecos, bastidores circulares, todo puede aparecer en la mesa de trabajo de Hernán Cagliano: artista plástico egresado de la Escuela Nacional de Bellas Artes en los años 90 y con años de estudio en dibujo, pintura y grabado en el taller de Rubén Casaretto, clínicas de obra con Fabiana Barreda y clases de Historia del Arte con Julio Sánchez. Formación como artista no le falta. Pero es su trabajo como restaurador –el cual desarrolla hace décadas- lo que le permite estar en contacto con las obras en forma cotidiana.

El enano santo ( baleado), T. Mixta, 100 x 200, 2014. Photo courtesy artist.

El enano santo ( baleado), T. Mixta, 100 x 200, 2014. Photo courtesy artist.

Principalmente porque ha podido acceder al contacto de primera mano con obras de arte consagradas, estudiar su factura, tratamiento de la paleta y las formas, conocer a fondo los materiales, básicamente aprender día a día de la mano de los grandes. Esto, llevado al terreno de su trabajo, no hace más que potenciar sus ganas de hacer e innovar. Y es por eso que no podemos encasillar el trabajo de Hernán en la pintura porque, casi todas sus obras tienen volumen. Las obras de pared destacan bajos relieves y muchas veces terminan invirtiendo los planos y transformándose en objetos que soportan a la pintura. Su obra maneja una estética donde los opuestos reconcilian fuerzas, donde la imagen necesita que el color la potencie y muchas veces, sus obras transitan la delgada línea que lo acerca a la estética kitsch. Llamativo su universo iconográfico e iconológico donde cantidad de representaciones se reiteran una y otra vez, o mejor dicho, se mantienen constantes en el imaginario del artista a lo largo de los años; recursos estilísticos que no desaparecen cuando cambia el soporte, sino que parecieran afirmarse como sello de su estética.

Hernan Cagliano Sculpture

Esculltura-objeto, T. Mixta, 25 x 25 x 70, 2010. Photo courtesy artists.

Maria Carolina Baulo: ¿Cómo repercute tu trabajo como restaurador a la hora de abordar tus obras? Podría pensarse que el hecho de estar en contacto con obras maestras, inhibiría al artista para trabajar, pero en este caso pareciera no ser así. 

Hernan Cagliano: En mi caso, creo que el trabajo de restaurador no me influencia a la hora de abordar mi obra, al menos en forma consciente. La restauración es un binomio entre el arte y la química, en ocasiones predomina esta última; la forma de trabajar es meramente técnica, durante el proceso trato de no involucrarme espiritualmente con la obra, aunque se puede complicar cuando tenes en tus manos un Picasso u otro maestro. Ahora bien, el hecho de trabajar y estudiar una amplia gama de materiales me permite sí, elegir el adecuado a la hora de comenzar una serie u obra personal, aunque no descarto el azar, también experimento mucho en mi obra, trato de no ir a lo seguro.

MCB: Tu estética se caracteriza por la presencia de una enorme combinación de materiales que conviven en las obras. Me gustaría que nos cuentes cuales son todos esos materiales y el porqué de su elección. Da la sensación que en algún momento lo bidimensional no te alcanza y necesitas pasar al relieve hasta abordar directamente objetos concretos.

Hernan Cagliano Sculpture

Banco, Madera y acrilico, 30 x 30 x 100, 2012.
Photo courtesy artist.

HC: Sí, realice mi primera muestra individual en los años noventa, cuando tenía veintiún años. Expuse una serie de pinturas sobre tela, en esa época estaba cursando la Escuela de Bellas Artes y ya comenzaba a experimentar técnicas y materiales, si bien la exposición fue muy bien aceptada, interiormente me faltaba algo con  respecto a la obra. Con el tiempo y mucho trabajo descubrí que salir del plano era lo que necesitaba y ahí empezaron las primeras pinturas con textura y relieve, las cuales me llevaron al assemblage; más tarde paso al objeto, disciplina que me permitió utilizar la más variada selección de materiales. En las series de los 90´ y 2000, predominaron los materiales industriales: trabajé con pinturas para automóvil, asfálticas, solventes, polvo de mármol, granito, etc. e incorpore el fuego a la obra, lo utilizaba para realizar grandes fondos y el azar hacia lo suyo. Más tarde sumo la fotografía, no como un fin sino como un medio más, aparecen los objetos con estructuras de madera y con imágenes reveladas en acetato, papel, etc. Ya en esa época, mi taller estaba cerca de la zona comercial en el barrio de Once y es ahí que entro en contacto con una gran variedad de material “made in China”. Gracias a ese hallazgo, realizo la serie Barbies (1997), retomándola más tarde ya con una estética de carácter kitsch, con la cual sigo abordando gran parte de la obra posterior. 

Hernan Cagliano Sculpture

Guardianes II, T. Mixta, 200 x 300, 2014. Photo courtesy artist.

MCB: De lo anterior se desprende que tu obra no puede ser encasillada como pintura y creo que ese es también el objetivo de tu trabajo. Sin embargo, así como ciertos materiales son característicos, también llama la atención la simbología que se traslada a los objetos: círculos, cielos, nubes, alas, iconografía religiosa, mitología, la mujer, entre otros.

HC: Nunca me gustaron los encasillamientos pintura-dibujo, etc. Para mí la obra es obra, vale por sí misma o no más allá de la técnica, disciplina, etc. Si bien, actualmente me encuentro pintando con oleos y acrílicos -ya que la imagen que estoy elaborando me pide una limitación de materiales-, admiro al artista que vive en búsqueda. En cuanto a la imagen, obviamente hay simbología y modismos que son una constante en mi obra, más allá de toda experimentación, inconscientemente me muevo dentro de unos pocos temas a representar: religión, política, vida-muerte, iconos, principalmente.

Hernan Cagliano Sculpture

Silla II ( Objeto) T. Mixta, 40 x 40 x 100, 2009.
Photo courtesy artist.

MCB: Toda tu obra remite a espacios y universos irreales. Los colores, cierta presencia de la estética kitsch por momentos, personajes que resulta de combinaciones entre otros varios, es decir, todo apunta a crear realidades imposibles. ¿Cómo representan estas obras tu perspectiva sobre la vida y el arte?  

HC: Me es difícil hablar sobre mi obra, si bien aparecen parámetros claramente visibles, casi siempre me lleva a un mundo desconocido. Esto lo percibo cuando me detengo a analizarlas, generalmente después de varios trabajos dentro de una serie, es ahí donde descubro lo que estoy representando. No tengo todo el control de forma consciente y eso es lo que me atrae. Calculo que sí, como vos decís, trato de crear realidades imposibles y también posibles, pero en definitiva creo que uno trabaja en la línea que le gustaría ver, generalmente no lo consigo (risas). Siempre, la mejor obra, será la próxima. Ahora, las vivencias personales, quiera o no, están de una forma u otra, en cada uno de mis trabajos.

MCB: Para terminar, me gustaría si podes contarnos sobre el proceso de trabajo con alguno de los objetos: su elección para intervenirlos (o su construcción desde cero), los materiales seleccionados y el concepto-tema, si trabajas en series, si pensas en función de una muestra o espacio o simplemente trabajas sobre lo que te interesa.

HC: En cuanto al proceso, siempre trabajo desde cero, principalmente en los objetos y  libros de artista, me encargo totalmente de su construcción, no paso a terceros el trabajo, ni contrato asistentes, salvo que sean a gran escala; disfruto cada paso de la elaboración. Hace años que vengo trabajando en series: pueden contar con diez obras o en casos como las Vírgenes, alrededor de cien, generalmente doy por finalizada una etapa cuando me invade el aburrimiento y la repetición. En el caso de los materiales, a veces parto de ellos mismos hacia la obra, y en otras es la obra que me los va pidiendo. Como dije anteriormente, sigo trabajando con una estética que roza lo kitsch y el consumismo, utilizando no sólo pinturas tradicionales, sino también lentejuelas, purpurinas, hilos de oro, etc. En ocasiones, al tener una fecha concreta de alguna muestra, me gusta trabajar en alguna obra pensada directamente para ese lugar, más que nada para integrarlo y no sólo que funcione como lugar de exhibición.

Encuentra más información sobre Hernan Cagliano en Facebook.

Maria Carolina Baulo

12 responses

  1. Querida Amiga siempre me repito, pero es un placer leer estas notas. Debo decir que no conozco la obra de Hernán en profundidad, pero leer estas líneas crean en mi la inquietud de explorarla y ya comencé a hacerlo.
    Cada uno de estos reportajes me acompaña en este eterno camino de aprendizaje. Felicitaciones a ambos y muchas gracias!

    • Que lindo! ese es el espíritu que más se necesita en mundo del arte…el del artista solidario que aprende aun cuando parece saberlo todo, como vos Paulina. Gracias por tu humildad

  2. Que buenas Obras! Mágicas! no me gusta en estas épocas nombrar artistas para hablar de otro artista, pero me provoco una expansión y explosión de ciertas obras de Edgardo Gimenez. Me encanta!! Gracias por compartir!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: