La Solidaridad del Escultor

Sculptor Solidarity

Muestra en Martorell Art + People – montaje, 2012.

Ya de por sí, cuando uno hace referencia a un artista, el imaginario social suele encasillarlo en un tipo de personalidad, al menos, distinta al resto de los mortales. Quizás una persona con una sensibilidad extrema y con un temperamento que puede oscilar entre la absoluta euforia o la depresión del encierro creativo. A Dios gracias, es solamente el imaginario social el que opera porque nada más lejos de la realidad. Sí bien no se puede negar que hay algo del orden de lo racional y lo sensible que en el artista se articula de una forma diferente y que permite poner en obras una voz inherente que muchas veces hasta él mismo desconoce, no es por eso menos “ser humano” que los demás. Y el artista muchas veces alimenta estas fantasías construyendo un discurso que de alguna forma lo legitima ante la mirada del espectador. Esto tiene mucho que ver con la posibilidad de aislarse en su trabajo, de cortar lazos por un tiempo con “la realidad” para poder pintar, sacar fotos, trabajar en el taller, hacer obras site-specific en medio de la nada, es decir: su hacer justificaría –y hasta estaría bien visto- su apatía social.

Sculptor Solidarity

Muestra en Martorell Art + People, montaje 2012.

Me pasó en los años de trabajo con tantos artistas, conociendo sus talleres, su entorno de trabajo, sus amigos y sus obras, ir notando que no todas los caminos del arte se transitaban de la misma forma en cuanto a la práctica y la ceremonia del trabajo. Escribir sobre escultura me hizo vincularme con una enorme cantidad de artistas con una estética disímil y hasta antagónica. Sin embargo fue con enorme sorpresa que he experimentado situaciones donde dos o más escultores, que no comparten objetivos ni criterios estéticos, sí compartían una suerte de camaradería y apoyo mutuo difícil de encontrar en otras “ramas” de las artes.  Y por supuesto, no voy a caer aquí en la simpleza de caracterizar cómo es cada artista según su especificidad de trabajo; todos son/somos diferentes y no sabría cómo hacerlo. Pero hay algo en el escultor que hace que se vincule con los pares de una forma solidaria y con la observación en el tiempo, creo que tiene mucho que ver con la condición de tener que poner en cuerpo–literalmente- al trabajar en la obra sumado a que muchos de los materiales que trabajan requiere delegar parte de su tarea creativa cuando se llega a determinadas trabas técnicas. Siempre hay un objeto que media: un pincel, un cincel, una cámara; pero el escultor –y estoy pensando en escultores que trabajan formatos monumentales y aquellos que manipulan materiales que necesitan como condición,  la intervención de la mano de terceros (por ejemplo expertos en el vaciado en bronce, soplado del vidrio, corte de piedras, ayudantes, por nombrar algunos)-  tiene una tendencia a incorporar la experiencia del trabajo con el otro, de una forma orgánica: necesitar al otro y esto no se convierte necesariamente en un problema.

Sculptor Solidarity

Muestra en Martorell Art + People, montaje 2012.

El trabajo en el encierro absoluto desde donde nace la pieza de cero y ve la luz sin mirada externa mediadora, es algo mucho menos común en estas condiciones, a menos que hagamos referencia a obras de formato chico y materiales “accesibles” al trabajo solitario. Cada vez pareciera haber más, con el auge de las instalaciones, escultores que trabajan a una escala donde las obras suelen ser pocas, el tiempo de trabajo muy extenso y las manos que intervienen serían varias bajo la voz de mando del artista. Como curadora, me tocó trabajar en muestras donde la propuesta estética era muy variada: La muestra “2012” que hicimos en el espacio Martorell Art + People con los escultores Hernán Dompé, Manuel De Francesco, Sofia Donovan, Ana Borzone y Pablo Dompé, necesitó de muchas manos solidarias para llevarse a cabo. Y no me refiero solamente al transporte de obras en hierro, madera o cemento, enormes y pesadas sino también a la asistencia entre las partes para colaborar en un mejor montaje, en hacer lucir la obra del otro, en asistir en la enseñanza –así como lo digo- de una determinada técnica de trabajo para que las obras tengan el acabado buscado, y por supuesto, el poner el cuerpo trabajando in situ por horas. Además, para aquellos que tienen que dejar parte del trabajo en su obra en manos de otro,  se suma una enorme cuota de paciencia que el escultor debe aprender a administrar y la confianza en que sus “instrucciones” van a ser atendidas. Cierro con una anécdota de colaboración popular, ya no solamente entre artistas sino cómo una comunidad se integra a la experiencia creativa con fines -en este caso- solidarios.

Sculptor Solidarity

Paulina Webb-Bienal de Chaco 2014 obra Reflejos liberados-Intervencion sobre el Rio Negro de Resistencia

Me cuenta una experiencia la escultora Paulina Webb: “Reflejos liberados”, si bien nace como un proyecto individual necesité de la participación colectiva donde colaboraron los miembros de la comunidad de manera significativa y, fundamentalmente, la Fundación Urunday en gestión. Esta intervención efímera, que duro días, fue una obra acuática realizada en el marco de la Bienal de Chaco 2014 sobre el Rio Negro.  Ha sido elaborada con 2000 botellas de plástico descartables, más de 4000 metros de tanza, y aproximadamente 8000 ganchos de pesca. Midió aproximadamente 48 metros por 12 metros. Recibí la ayuda de la sociedad, fundaciones y empresas para la recolección de los envases. Fue importante la creación del equipo de trabajo donde participaron una escultora de Resistencia, Gabriela Farías Nichi, y cinco alumnos de la Escuela de Bellas Artes de Resistencia, donde alcanzamos todo un ritmo de trabajo parejo y solidario. En el instante en que la obra fue colocada en el agua todos quisieron colaborar. Todo Urunday, con cargos o sin el, pisaron tierra mojada y agua para que las botellas floten. Conmovedor fue comprobar el compromiso de todos en la concreción de la obra y el apoyo de la comunidad en el momento de hacerlo. Quiero destacar el trabajo solidario de los miembros de la Sociedad de Escultores de Resistencia, que siendo artistas de prestigio en el ámbito escultórico de simposios, son voluntarios y cooperan de manera desinteresada con los escultores invitados, dejando su tiempo personal, por un acto de solidaridad con el otro”.

Maria Carolina Baulo

18 responses

  1. Caro, gracias por tu minucioso trabajo y apoyo. De lo material a lo sentimental, todos los que nos sentimos identificados por profesion o espiritu sabemos lo conjunto y solitario del proceso creativo. Los limites se vuelven a desdibujar al describirlos, asi como luego creamos ideas tangibles que suena a locura, pero es asi.
    Gracias nuevamente por conocernos, hacer que nos conozcamos y que sea divertido e interesante el camino.

  2. Como en cualquier actividad que se haga, la colaboración despojada de “ego” -siempre- suma, no solo en el hacer propiamente dicho , sino en el crecimiento personal , espirtual, humano. Bueno resaltar este aspecto dentro de el campo escultórico y que mejor ejemplo que el proyecto llevado a cabo por Paulina Webb !
    (Me permito una “asociación libre” ; me viene a la memoria una obra de Roberto Elía; en un pizarrón “de escuela” escribió en letras mayúsculas y con tiza, la palabra SOLIDARIDAD. Las dos íes, eran dos tizas…

    • Muchísimas gracias por esta devolución tan interesante Gerardo…es muy importante que artistas consagrados como ustedes, puedan dar estos aportes porque hace a que “los artistas nuevos” aprendan una filosofía del trabajo…excelente!, gracias!

  3. Gracias M.C. por tu articulo, esta bárbaro el enfoque sobre este asunto, ya que muestra la parte que no se ve cuando uno mira una escultura en una galería o emplazada en un sitio publico.

    • Un placer Pablo. Creo que es necesario mostrar “el lado B” del trabajo de los artistas, quizás porque me ha tocado acompañar a varios (entre los que te incluyo) en distintas experiencias y vi lo que cuesta todo. Donde la mano del otro es vital…cariños y gracias por opinar

    • Querida Lucía, que lindo recibir estas palabras desde España…Esto refuerza el punto de vista que trato de exponer respecto a tender redes y trabajar en equipo. Un enorme cariño y agradecimiento desde Argentina!

  4. Buenisima nota Caro, es asi, la bondad y compañerismo entre escultores, es un caso a seguir, brindo por ellos

    • De alguna forma tu trabajo es muy afín Hernán, porque vos te vinculas con distintas disciplinas y eso hace que sea versátil el trabajo. Gracias por tus comentarios!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: