Ron Mueck – Fundación Proa

7-feature

Hoy por hoy, a cualquier crítico, curador o conocedor del arte contemporáneo, la obra de Ron Mueck le resulta familiar. Su trayectoria -desde sus comienzos de la mano de Charles Saatchi en presentaciones como “Sensation” (1998)- es mundialmente difundida y su obra es de lo más representativo del arte escultórico figurativo hiperrealista contemporáneo. No es la idea entonces repetir largos listados de muestras, biografía y obras realizadas a través de los años, sino plasmar lo que sucede con el trabajo de este artista australiano que visita por primera vez Sudamérica con una muestra organizada por la Fondation Cartier pour l’art contemporain, curada por su director, Hervé Chandès y Grazia Quaroni. 

Las esculturas de Mueck parecieran respirar; a prima facie, “solamente les falta hablar”. Son obras que desafían la mirada inquisitiva e invitan a disfrutar de un relato que se engolosina en los detalles: uñas, pelos, barba, pestañas, costillas, color de piel, posturas físicas, miradas, sentimiento y la excelencia absoluta en la realización de las manos donde venas, uñas, gesto, tensión de la fuerza que realizan –o por el contrario, la relajación- emociona por la perfección técnica, la destreza artística y el profundo conocimiento del material de trabajo que combina resina, fibra de vidrio, silicona y pinturas acrílicas, entre otros.

Ron Mueck, Cortesía Fondation Cartier pour l’art contemporain, Paris. Foto: Thomas Salva.

Ron Mueck, Cortesía Fondation Cartier pour l’art contemporain, Paris. Foto: Thomas Salva.

Leyendo los textos de catálogo, encuentro las palabras de Robert Storr (artista, crítico y curador, curador en jefe de pintura y escultura del Museo de Arte Moderno de Nueva York, MOMA entre 2000 y 2012), quien apunta una impresión muy afín a lo que yo sentí frente a las obras: “En pocas palabras, conjuren mentalmente un elenco de personajes totalmente comunes realizados con naturalismo extremo hasta el mínimo detalle, salvo por el hecho de que son demasiado grandes o demasiado chicos para ser reales. O conjúrenlos para descubrir que de hecho son de nuestro tamaño, pero sin embargo y de alguna manera demasiado reales (…), al punto de generarnos inquietud en su presencia, como las estatuas de cera o los cadáveres que han sido tan embalsamados que no osamos tocarlos, a pesar de lo muertos que están. ¿Y dónde quedamos nosotros en medio de esas extrañas presencias? Dos cosas son ciertas: estamos muy lejos del ideal clásico de la escultura, e igualmente lejos de su equivalente modernista en la abstracción idealista. De hecho, hemos llegado a un tipo de arte excéntricamente ilusionista, que solo puede florecer una vez que esos dos paradigmas han perdido su autoridad para tener cautivos, secuencialmente, a los artistas, los referentes del gusto y los aficionados del arte en general. Hemos ingresado en el terreno de la subrogación del trompe l’œil, de los sosías que inducen al error, de los gemelos grotescos. De hecho, estamos en medio de recordatorios sumamente desconcertantes de hasta qué punto es posible acercarse a duplicar la naturaleza y de hasta qué punto los resultados se apartan inexorablemente de la realidad”. 

Ron Mueck, Young Couple, 2013. (Pareja joven) Procedimientos y materiales varios. 89 x 43 x 23 cm. Cortesía Hauser & Wirth / Anthony d’Offay, Londres. Cortesía Fondation Cartier pour l’art contemporain, Paris. Foto: Patrick Gries

Ron Mueck, Young Couple, 2013. (Pareja joven) Procedimientos y materiales varios. 89 x 43 x 23 cm. Cortesía Hauser & Wirth / Anthony d’Offay, Londres. Cortesía Fondation Cartier pour l’art contemporain, Paris. Foto: Patrick Gries

Son nueve las obras que integran la muestra siendo tres de ellas nuevas (2013), exhibidas por primera vez después del evento original en París: Young Couple, Woman with Shopping y Couple Under an Umbrella. Una particularidad es que son tres esculturas que vinculan a dos seres humanos estableciendo un tipo de relación que las contiene y comunica de distintas formas. Dice la curadora de la muestra: “Ron Mueck ha revitalizado la escultura figurativa contemporánea. Ron Mueck hace uso de una rica diversidad de recursos, como fotos de la prensa, tiras cómicas u obras maestras históricas, recuerdos proustianos o antiguas fábulas y leyendas.” El conjunto de esculturas se completa con Still Life (2009),  Woman with Sticks (2008), Drift (2009), Youth (2009), su gran autoretrato Mask II (2002) y Man in a boat (2002). Como punto de cierre, se da a conocer una película sobre el solitario y obsesivo proceso creativo del artista, realizada por Gautier Deblonde para la muestra de París. “Still Life: Ron Mueck at Work” (Naturaleza muerta: Ron Mueck trabajando).

Abordar algunos ejemplos, aporta datos interesantes: Youth nos habla de la violencia como moneda corriente, reflejada en el cuerpo de un joven negro que se mira su herida casi como lo hiciera un incrédulo Santo Tomás frente a la herida de muerte de Jesús, según el decir de Storr.

Woman with Sticks, 2009. (Mujer con ramas), Procedimientos y materiales varios 170 x 183 x 120 cm. Cortesía Fondation Cartier pour l’art contemporain, Paris.

Woman with Sticks, 2009. (Mujer con ramas), Procedimientos y materiales varios
170 x 183 x 120 cm. Cortesía Fondation Cartier pour l’art contemporain, Paris.

Woman with Sticks y Man in a boat nos incomodan, nos atraen poderosamente a pesar de su tamaño pero nos generan cierta angustia e inestabilidad procedente de ese “no saber” o no comprender –porque pareciera todo el tiempo faltarnos información- porqué están desnudos, porqué lucen preocupados, cansinos o esbozan una sutil mueca maquiavélica como la de la mujer de las ramas desproporcionadamente grandes. Young Couple retrata a dos personajes que parecieran compartir un secreto, un gesto de confianza y ternura los vincula cuando vemos la escultura de frente. Absolutamente “ordinarias”, por lo corriente y familiares que se nos presentan en aspecto y detalles, es su tamaño –como suele acostumbrar hacer el artista- el que nos hace tomar distancia y no confundir jamás esa sensación de realidad con la realidad misma. Y esto se intensifica cuando esa sensación de comunión que experimentamos frente a la obra, se altera al recorrerla y descubrir por detrás que las manos de los amantes no están entrelazadas o por lo menos compartiendo un gesto romántico sino que nos presenta la  duda y la tensión de no saber si ese gesto “cariñoso” no es por el contrario una explícita marca de violencia. Mueck nos hace presenciar una situación íntima que los protagonistas parecieran querer disimular; en ese “retorcer con afecto” la mano de la chica, se plasma todo el universo ambiguo de las relaciones humanas en general y de las parejas en particular. Y sin duda, el protagonismo –por escala primero y por impacto emocional después- se lo lleva Couple Under an Umbrella, otras de sus nuevas obras. Coincido plenamente con la opinión de Justin Paton (curador en jefe de la Christchurch Art Gallery de Nueva Zelanda), cuando dice que hay un detalle que en primera instancia se le pasa al espectador y tiene que ver con esa acción que genera la mano del hombre que rodea el brazo de su mujer; él recostado en su regazo y ella sentada estoicamente, apoyada sobre sus brazos, se comunican a un nivel que excede el simple contacto cotidiano. Dice Paton, “Para asimilar la potencia de ese detalle, pensemos en el modo en que las manos suelen comportarse en otras obras de Mueck. Casi siempre suelen traslucir desapego, ensimismamiento o autoprotección. En contraste, hay algo torpe y maravillosamente afectado sobre el modo en que los dos bañistas se sostienen uno al otro: la pierna de ella sostiene la cabeza de él, el brazo de él sostiene el torso de ella. Eso sugiere una cierta comodidad con el cuerpo del otro, una sensación de posesión compartida, de bien común, que se ha ido desarrollando a lo largo de las décadas. En contraste con la posesiva toma de manos de Young Couple, podemos pensar que Couple Under an Umbrella representa el despliegue del sentido más positivo del verbo “sostener”: sostener con fuerza a alguien, sostenerlo de por vida, sostener un momento de vida frente al flujo del tiempo.

Couple under an Umbrella, 2013 (Pareja debajo de una sombrilla)  Procedimientos y materiales varios 300 x 400 x 350 cm. Caldic Collectie, Wassenaar. Cortesía Fondation Cartier pour l’art contemporain, Paris. Foto: Patrick Gries

Couple under an Umbrella, 2013. (Pareja debajo de una sombrilla) Procedimientos y materiales varios
300 x 400 x 350 cm. Caldic Collectie, Wassenaar. Cortesía Fondation Cartier pour l’art contemporain, Paris. Foto: Patrick Gries

Los personajes de Mueck no responden al universo fantástico de los efectos especiales -universo que el artista conoce y acostumbró recorrer durante muchos años trabajando en cine y televisión-Como buen hijo de jugueteros, aprendió a manejar lo inerte de manera espectacular pero el espectáculo no se hace presente en todos sus trabajos sino que apelan más a situaciones y seres que navegan aguas turbias, indefinidas, oscilando entre un mundo real y uno imaginario; personajes que guardan individualidad a pesar de estar acompañados, personajes que se vinculan generando interrogantes, desde sus soledades y poniendo en manifiesto sus enigmas. Concluye Storr: “Hay un género del arte costumbrista que es distintivo de fines del siglo XX y principios del XXI: es enfáticamente corpóreo, visualmente excesivo y, en el caso de Mueck, es una evocación abrumadoramente háptica de lo que podría ser pero de hecho nunca fue, de mundos que son alternativamente plausibles y otras veces directamente implausibles, inescapables, incluso opresivos, como el nuestro”

By Maria Carolina Baulo

Ron Mueck-Fundación Proa, se puede visitar desde el 16 de Noviembre de 2013 al 23 de Febrero de 2014. 

8 responses

  1. Excelente nota de María Carolina Baulo. Transmite con precisión la sutileza de las obras de Mueck que tuve la suerte de visitar en Proa. El gigantismo y la reducción de escala no hacen más que acentuar los rasgos humanos que están detrás del mundo gestual y las apariencias del consenso de normalidad.

    • Gracias Rita por tus comentarios. Una muestra impresionante e imperdible para un público que, lamentablemente, no puede gozar de ese tipo de muestras con demasiada frecuencia.

  2. Excelente!!, una descripción maravillosa, clara y precisa, que agradezco haber leído en forma previa a la visita…felicitaciones Caro!!!

    • Muchas gracias Adriana! Espero que cuando visites la muestra, puedas sentirte más integrada al lenguaje del artista. Cariños

  3. excelente el articulo que analiza esta increible muestra. comparto muchas de las ideas que sostiene carolina, creo que tienen mucho sentido en relacion a la muestra. un lujo para buenos aires poder visitarla. recomiendo tambien ver el video que acompaña la muestra que aunque dura una hora, es muy interesante porque muestra todo su complejo proceso de trabajo.

    • Gracias Carola! es un lujo tener estos trabajos tantos meses para visitar y disfrutar una y otra vez. Gracias por tus comentarios como siempre…cariños

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: