Intervención “Plegaria Circular” de Diego Perrotta

OSDE-feature
Bendición- Maldición – Marcelo Bordese y Diego Perrotta

Bendición – Maldición es una intervención en las Salitas de la Fundación, la cual integra las obras pictóricas de Marcelo Bordese, Un santo a la parrilla y el trabajo de Diego Perrotta que intercala acuarelas y esculturas planteando de esta forma una instalación. Hay un eje conceptual común que resume la propuesta de ambos artistas, girando en torno a los conceptos –planteados desde lo antagónico- del bien y del mal: por un lado Bordese nos presenta un San Lorenzo mártir, desgarrado, descarnado y Perrotta compensa con el Matasiete: un personaje justiciero, quien junto a el Guardián, luchan contra las fuerzas de la oscuridad encarnadas en el Diablo y la Muerte. Temas como la religión y la muerte plantean una propuesta donde se pone en juego cuáles son esos personajes que se legitiman desde los discursos dominantes para ubicarlos en  roles estereotipados como lo siniestro y lo sagrado. Sin embargo y a pesar de la complementariedad, ambas muestras despliegan una autonomía discursiva.

Plegaria Circular Intervencion

Plegaria Circular Intervencion

Como lo que nos atañe son las esculturas, las obras de Diego Perrotta son el foco de atención.  Plegaria Circular  pone el énfasis en la figura del Matasiete. No es necesario destacar aquí la prolífera carrera de Diego Perrotta y su permanente consecuencia respecto a la elección de los temas de representación a lo largo de toda su historia como artista. Hay un leiv motiv en su trabajo que se destaca en forma recurrente desde lo formal y lo conceptual; determinados espacios comunes presentes en forma sistemática, evidencian una sintaxis absolutamente personal, reconocible y portadora de una carga simbólica poderosa. Y ese kit de íconos visuales, está liderado por este personaje del Matasiete el cual, en esta oportunidad,  se nos presenta con su fuerte impronta física en forma de esculturas de bulto cuya tridimensionalidad de considerable tamaño, se ve potenciada por la multiplicidad: son 4 las esculturas de resina de 160 x 80 x 40 cm, las cuales a modo de tótems ocupan todos los nichos de la sala.

Diego Perrotta

Diego Perrotta

La sala circular cumple un rol fundamental porque el ritmo intercalado de las esculturas y las acuarelas, generan en el espectador una lectura sincronizada y girando sobre su propio eje se encuentra una y otra vez con la misma imagen en sus distintas variantes. No podemos escapar al mensaje que se nos impone a cada instante porque no hay otro: la circularidad del espacio nos contiene pero al mismo tiempo nos encierra y nos bombardea con un texto recurrente. Las acuarelas coloridas contrastan con las esculturas de un blanco inmaculado. Todo el imaginario del artista se manifiesta en este trabajo: “La religión, el sexo, lo mágico, la imaginería popular se conjugan en un santuario  donde  los elementos oscilan entre dos polos aparentemente opuestos: el bien y el mal.  Se  respira  un clima de devociones encontradas; giramos por instinto, siguiendo la lógica circular de los nichos en las paredes. Los sueños nos interpelan en este espacio  espejado. Somos santos y demonios para adorar y ser adorados. Acechados por un fantástico bestiario, podemos comunicarnos con alguna deidad o espíritu ya sea para ofrecer pleitesía, hacer una petición o simplemente, expresar nuestros pensamientos y emociones. Plegaria circular, nos invita a adentrarnos en un mundo donde se perciben manifestaciones y demostraciones para que se nos conceda algo de lo que deseamos”.

Perrota

El Diablo, Resina, 160x80x40cm, 2013.

Y me quedo con esta última reflexión: el espacio que construyen estas esculturas, crea una atmosfera íntima que nos invita a dialogar con nuestros pensamientos. Y aquí los juicios son absolutamente personales e incuestionables, pero tanto la obra de Bordese como la de Perrotta, plantean un debate sobre aquellos ídolos que son creados e impuestos desde las instituciones y aquellos que son condenados al ostracismo. La mirada crítica del espectador se ve comprometida y no puede permanecer imparcial o refugiarse en la indiferencia, ante las contundentes imágenes

Bendición – Maldición se puede visitar en las Salitas del Espacio de Arte Fundación OSDE desde el 25 de Julio al 23 de Agosto de 2013

By Maria Carolina Baulo

8 responses

    • Gracias Manuel por participar siempre con tus comentarios. Diego Perrotta es un gran exponente del arte contemporáneo argentino.

  1. Carolina, muy bueno el articulo, es verdad que ambos artistas se complementan muy bien. A mi me intereso mucho la relacion que las esculturas establecen con los nichos que son morfologia arquitectonica, pero alli aparecen como altares o lugares que son el espacio vital o escenico donde habitan esas figuras/totems, sus habitats.
    Muy buena muestra.

  2. Carola es tal cual lo apreciaste! Diego resignifica esos espacios para que las esculturas cobren esa importancia cuasi sagrada…además parecen mucho más grandes de lo que son porque los nichos que las contienen parecen quedarles chicos…eso magnifica su presencia.
    Gracias por dejar tus comentarios!

    • Gracias por tus comentarios Cristina, esperamos ver una muestra tuya próximamente y poder escribir algo al respecto.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: